lunes, 5 de diciembre de 2016

¿Podremos disfrutar de una vida mejor?

Al mirar a nuestro alrededor surge una pregunta: ¿habrá solución para el problema del país y del mundo entero? ¿Podremos disfrutar de una vida mejor?
Estas preguntas se van contestando día a adía en forma negativa. El informativo trae noticias que nos lleva a pensar que la mejoría nunca llegará. La sociedad, la economía, la seguridad… nuestros hijos parecen tener un futuro muy difícil, las promesas de prosperidad y de estabilidad sólo quedan en palabras que no tienen posibilidad de hacerse realidad.
Pero Dios dijo: Yo haré descender sobre vosotros lluvias de bendición. Dios tiene la posibilidad de cambiar este panorama, tan desalentador, tan negro. Los hombres no pueden cambiar nada aún cuando se obstinen en prometer cambios, pero Dios sí puede y lo que es mejor, está dispuesto a hacerlo.
La base de la situación actual está en todo aquello que fue apoderándose de los hombres, y que hoy son cosas normales: la idolatría, la adivinación, el libertinaje, la inmoralidad, etc…
Todo esto llevó a que hoy el ser humano tenga un corazón de piedra.
Pero Dios sigue hablando del agua de bendición para limpiar la inmundicia de todo pecado y después de realizada, Dios continua diciendo: Os daré un corazón nuevo, quitaré el corazón de piedra y vosotros me seréis por pueblo y Yo seré vuestro Dios.
Dice la Biblia: La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado. Esta es el agua pura que quitará la mancha de tu corazón, amiga querida.
Cristo murió en la cruz del Calvario y ahora nos toca a nosotras acercarnos por medio de la fe para ser salvas, reconociendo que solamente Dios puede cambiar nuestro presente y nuestro futuro eterno.

viernes, 4 de noviembre de 2016

¿En quién confiar?

Hay una palabra que se perdió en medio de nuestra sociedad y es “confianza”. Si miramos a nuestro alrededor podemos preguntarnos; ¿hay confianza en la justicia? ¿en las personas? ¿en las promesas que nos hacen? ¿hay confianza en el hogar? ¿entre nuestros amigos? Dice el diccionario: Confianza es seguridad que uno tiene en sí mismo, en otra persona o en una cosa. También dice que confianza es ánimo, aliento y vigor para obrar.
Existe una frase popular que dice simplemente: …a Seguro se lo llevaron preso… Esto significa que no podemos estar seguras ni de nosotras mismas, porque muchas veces decimos que vamos a hacer alguna cosa y ante cualquier inconveniente no la hacemos o peor aún, hacemos justamente lo contrario.
Seguridad en otro o en alguna cosa…es muy probable que nos falle, pero muy distinto es confiar o tener seguridad en Dios.
Dice la Biblia: Bendito (o feliz) el hombre o la mujer que confía en Dios, porque será como árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja será verde y en el año de sequía no se fatigará ni dejará de dar fruto.
Así se sentía el rey David que fue prendido por los filisteos, pueblo enemigo de Israel, y decía: En el día que temo, yo en Dios confío.
Sí, amiga, él confiaba en Dios por eso podía decir: En Dios he confiado, no temeré lo que pueda hacerme el hombre.
En estos tiempos de tanta inseguridad y violencia, de tantos dolores, te invitamos a que levantes tus ojos de la fe y con corazón sincero le digas a Jesús: en el día que temo, yo en Ti confío.

lunes, 3 de octubre de 2016

¿Abandonaste tu misión?

En la Biblia, encontramos hermosos relatos de las enseñanzas y hechos de Jesús, y descubrimos detalles que nos revelan en las pequeñas cosas, la grandeza del Hijo de Dios.
En el comienzo de su tarea Él buscó a aquellos doce hombres, que serían luego los apóstoles. Entre ellos había cuatro que eran pescadores. Cuando le conocieron, abandonaron sus barcas y sus redes, para seguirle y lo acompañaron durante los tres años que duró su ministerio en la tierra.
Pero Jesús fue crucificado y aquellos discípulos, pensando que no había más esperanza, regresaron a sus redes y a sus barcas.
Y allí están, han pescado toda la noche sin resultado. Están cansados, pero alguien se acerca, es Jesús resucitado, pero ellos no lo reconocen. Comienza la conversación y Jesús les dice dónde deben echar las redes para sacar peces y ellos lo intentan una vez más.
Con asombro ven como las redes se rompen con la pesada carga y entonces sí, sus ojos son abiertos y le reconocen. Mientras tanto en la playa, el Señor había preparado un fuego en el que asaba un pez para compartir con aquellos hombres.
Este es el detalle conmovedor, porque Jesús se hizo hombre para sufrir junto a nosotros y comprendernos. Él está pendiente de todas nuestras necesidades, Él es quien nos ama y todo lo provee para suplir lo que nos falta.
Los discípulos habían fracasado abandonando su misión, pero Jesús no los reprendió sino que les manifestó su gran amor proveyéndole los peces en la red y preparándoles la comida.
Amiga, no importan tus fracasos, Cristo te ama tal cual eres y está pronto a mostrarte su amor. Sólo hace falta que quieras experimentarlo.

Si quieres que Jesús tome el control de tu vida debes acercarte por la fe a Él.

sábado, 3 de septiembre de 2016

La carta no leída

Hace muchos años un diario publicó una noticia bajo el título: “La carta no leída”, y contaba el relato de un joven que había abandonado a su familia y había salido a recorrer el mundo hasta perder todo lo que poseía.
Viéndose entonces necesitado, sin posibilidades de sobrevivir en esas penosas condiciones, escribió a su padre pidiéndole más dinero y al poco tiempo recibió una carta como única respuesta. Al abrirla y no encontrar el dinero que esperaba en el sobre, volvió a guardar la carta sin siquiera leerla.
Siguió pasando el tiempo y el joven enfermó de gravedad, y estando en su lecho de muerte, se acordó de su padre y de la carta no leída que todavía conservaba. Su curiosidad le llevó a querer saber qué decía ese papel que mantenía en un rincón olvidado y fue grande su sorpresa al comprobar que en esa carta su padre le decía que estaba totalmente perdonado y si lo deseaba, podía volver al hogar pues tenía todos los gastos pagos que pudiese acarrear su regreso a casa.
El joven no pudo más que lamentarse porque ya era demasiado tarde, a los pocos días moría en un lugar lejano sin recobrar nada de lo perdido.
Querida amiga, si tienes en tu hogar una Biblia, tómala y lee en ella lo que Dios te dice. Ella es la carta que te recuerda que tu deuda está saldada, que puedes volver a la comunión con Dios, quien desea ser tu Padre celestial.
No dejes pasar el tiempo porque puede ser demasiado tarde, y morirás sin recobrar lo perdido.
El mensaje es este: que Dios está en Cristo reconciliando al mundo no tomándoles en cuenta sus pecados.

jueves, 11 de agosto de 2016

La lección de tu vida

Dice una frase popular: Lección no aprendida, lección repetida. Este concepto es muy común entre los niños y jóvenes estudiantes, pues sus maestros deben repetir muchas veces algunos conceptos difíciles que deparan problemas o incapacidad para comprender consignas o consejos.
Pero tomando esta misma idea para hablar de nuestra vida espiritual, también muchos hombres y mujeres tienen dificultad para comprender el mensaje que Dios envió a todos los seres humanos. Dice la Biblia que Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras, ahora nos habla por su Hijo.
Sí, amiga, Dios tiene sumo interés en que tú y yo entendamos su mensaje, porque es de importancia sustancial para nuestro futuro eterno. Él nos dice en su Palabra que todos somos pecadores y estamos destituidos de su gloria, nos dice que todo aquel que hace pecado no puede entrar en el reino de los cielos, nos dice que la paga del pecado es la muerte; sin embargo, muchos no entienden o no quieren entender este mensaje tan claro y siguen su vida dando las espaldas a Dios.
No sé si este será tu caso, pero si hasta ahora desatendiste la voz de Dios, si no comprendiste que Él te está buscando para salvarte, quiero aconsejarte que te detengas en tu camino y escuches con atención: Dios te dice: De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda mas tenga vida eterna.
Hoy tienes una segunda oportunidad, pero como no sabes cuando será la última, te aconsejamos que tomes tu decisión sin demorar.
El Señor Jesús está esperando que te acerques por la fe y le pidas su perdón y salvación. Si aprendes esta lección y la aceptas, tendrás vida eterna.

martes, 24 de mayo de 2016

¿Cual es tu mayor gozo?

Hubo una chica que se llamó Natalie Dick. Estudió educación en la universidad, viajó a África y le enseñó inglés a los chicos para que puedan escuchar la Palabra de Dios. A los 22 años, mi edad, murió en un accidente de tránsito volviendo del lugar donde servía. Ella decía: "Mi mayor gozo en la vida es servir a mi Salvador. Todo lo que hago, digo y pienso a diario tiene que ser un reflejo del Dios al que sirvo. Un lema que he aplicado en mi propia vida es: 'Mi mayor dicha en la vida es ver una sonrisa en el rostro de mi Salvador' "
"Porque todas las cosas vienen de Dios, y existen por él y para él. ¡Gloria para siempre a Dios! Amén." (La Biblia- Romanos 11.36)

V.P.C.

viernes, 13 de mayo de 2016

¿Cómo construir un buen hogar?

Estando en sesiones la Convención Constituyente de los EE.UU., Benjamín Franklin, quien tenia 83 años de edad, hizo este vigoroso llamado a los convencionales.Cuando la nación estuvo en grave peligro, diariamente nos reuníamos en este recinto para implorar la protección y dirección del Todopoderoso Dios. He vivido largos años y cuanto mas vivo, mayor es al prueba de convicción que tengo de que Dios rige los asuntos del hombre. Si ni aun un ave, según lo dice la Biblia, cae a tierra sin su conocimiento, ¿es posible que una nación se engrandezca sin su ayuda? .A esta generosa Providencia debemos la feliz oportunidad de consultar hoy, en paz, sobre los medios de afianzar nuestro futuro bienestar nacional. La bendición  de Dios es vital para la verdadera grandeza de la nación.
Estas palabras tan sabias llegan hasta nuestros días y podemos decir igualmente que ninguna nación puede ser mejor que los hogares que la constituyen, por tanto, se debe enseñar a cada miembro de la familia los privilegios y deberes que le tocan como parte de esta sociedad, sobre la base bíblica. Se habrá asegurado así la mas solida base para el hogar y la familia tal como lo expresa la Palabra de Dios.
En la Biblia se menciona el hogar de Betania donde Jesús solía descansar junto a su amigo Lázaro y sus hermanas Maria y Marta. Allí le recibieron en sus días felices pero cuando llego la muerte, Jesús fue el amigo a quien acudieron para recibir un mensaje de vida y esperanza.
Amiga, invita a tu hogar  a Jesús para que allí reine alegría, el consuelo, la dirección, la ayuda y el sostén. Haz tuyas estas palabras de la Biblia: Que estén abiertos tus ojos sobre esta casa de día y de noche.

Gladys Pedrini

martes, 26 de abril de 2016

¡volveré!

Una jovencita, cuyo cuerpo y mente estaban arruinados por el consumo de drogas, fue llevada por sus padres  a un centro de habilitación para hacer un tratamiento. Ya en ese ligar y apoyada en el alambrado que la separaba del mundo exterior, vio como sus padres,con lagrimas en los ojos se alejaban del lugar en su automóvil diciéndole: no temas, regresaremos a buscarte...
Esta joven corrió por ese alambrado tratando de alcanzar el auto que se alejaba con las personas amadas, pero quedo allí,sola, esperando el regreso.
La escena parece trágica pues esa jovencita necesitaba un remedio para su enfermedad, pero tenia la preciosa promesa de sus padres que no la abandonarían, volverían a buscarla para poder vivir juntos para siempre.
Este relato tan conmovedor me recordó otro similar que se encuentra en la Biblia.
Cuando Jesús estaba ascendiendo a los cielos, un ángel se acerco a sus discípulos que observaban la escena y les dijo :" Este mismo Jesús... que ha sido llevado al cielo, vendrá otra vez...". ¡Que preciosa promesa! No estarían solos para siempre, su Salvador vendría a buscarlos.
En una oportunidad el mismo Señor Jesús dijo a los suyos: Si me fuere y os preparare lugar,vendré otra vez y os tomare a Mi mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también esteis.
Amiga querida, espiritualmente todos necesitamos la salvación y la limpieza de nuestros pecados, el Señor Jesucristo vino a este mundo y muriendo en la cruz pago el precio de nuestro rescate, pero no quedo allí la obra del Salvador, El prometió que vendrá a buscarnos para vivir eternamente en su misma gloria.
Tal vez te sientas sola , desamparada o angustiada, pero Jesús te da la esperanza cierta de su regreso. Recuerda sus palabras:¡volveré! ¿ Le estas esperando?.

Elena Pla

miércoles, 9 de marzo de 2016

Destituidos

Según el diccionario "destituido" significa: separar a alguien de su cargo o comisión.
En la Biblia se menciona una sola vez, pero es una sentencia terrible y dice así: Por cuantos todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios.
Eso nos traslada a nuestros primeros padres, Adan y Eva. Ellos desobedecieron el único mandato que Dios les dio y fueron destituidos, separados de su cargo, como "hijos de Dios", y privados de sus privilegios tuvieron que luchar para vivir y sufrir las consecuencias de su pecado.
Toda su descendencia hasta nosotros, heredamos esa inclinación a desobedecer, hacer los que nos parece mejor, a ignorar las reglas, es lo que Dios llama "pecado" y nos separa de su gloria.
Pero Dios ama a sus criaturas, es como el padre que ama al hijo rebelde que se fue del hogar y desperdicio sus bienes viviendo perdidamente. El siempre esta esperando que ese hijo vuelva al hogar arrepentido, y provee el medio para redimirlo y perdonarlo.
Dice la Biblia: Porque de tal manera amo Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito ,para todo aquel que en El cree, no se pierda mas tenga vida eterna.
¡El amor obra maravillas! El ofendido provee los medios para reconciliarse con el ofensor. Y ¡ que medio!, entrego a su propio Hijo, el Señor Jesucristo en precio del rescate.
El, que es a quien hemos ofendido repetidas veces, dio a su Hijo para venir a este mundo, y solamente nos pide que , arrepentidas, creamos en El y confiemos en su Palabra.
¿ Te parece demasiado hermoso para creerlo ? Gracias a Dios es la verdad y hoy esta a tu disposición.
Jesucristo dijo:Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre si no es por Mi.

Carmen Mirad

sábado, 6 de febrero de 2016

La liberación de Bernard Gilpin

En Inglaterra alrededor de año 1500, vivió una reina llamada Maria Tudor,que por sus acciones fue apodada "la sanguinaria". Tal sobrenombre fue bien ganado, pues perseguía a los cristianos que seguian la reforma protestante.
Ellos comparecían ante ella y después de un somero juicio, los mandaba sistemáticamente a la hoguera.
En cierta oportunidad una de esas personas, Bernard Gilpin, un gran predicador del evangelio, fue convocado para comparecer ante ese tribunal implacable.Este hijo de Dios estaba seguro de cual seria su terrible final, la hoguera.
Pero en su camino hasta Londres se cayo y se fracturo una pierna. Este incidente le obligo a detenerse por un tiempo. El oficial que lo acompañaba le recordó con ironía algo que Gilpin repetía a menudo. Conocedor  a fondo de las Sagradas Escrituras, el predicador decía a los que lo escuchaban: " nada ocurre sin que el Señor lo haya mandado", recordando el texto bíblico que dice:" Todas las cosas ayudan a bien a los que conforme  a su propósito son llamados".
El oficial al comprobar el dolor y los inconvenientes experimentados por Gilpin le pregunto burlonamente si seguía pensando así, y la suave respuesta del cristiano fue que no dudaba de ello.
Dios mostró una vez mas su misericordia pues antes de que pudiera seguir su camino, Maria la sanguinaria falleció.
Berndan Gilipin pudo volver a su casa, agradeciendo a Dios por su liberación.
Querida amiga, ¿hay un problema en tu vida que te hace pensar que Dios no te cuida,que no mira tus necesidades?. Déjalo en las manos de Dios y El te dará la respuesta.
Dios te ama tanto que mando a su Hijo Jesús a morir en la cruz del Calvario y lo hizo por amor a ti y a mi. Acepta ese sacrificio y disfruta sus cuidados.

Blanca Meliman

viernes, 8 de enero de 2016

Relato de un testimonio

Escuché las vivencias de una mujer que conoció al Señor Jesús como su Salvador personal y cuando le pidieron que contara lo sucedido, dijo que desde muy pequeña había sentido el desamparo de su madre, había crecido sin cariño, sin cuidados, y a pesar que tenía una familia, no sentía el amor que necesitaba.
En la adolescencia se había convertido en una persona solitaria, amargada, y se definió a sí misma como enemiga de su madre.
Cierto día escuchó el mensaje del evangelio y pidió hablar con una persona que se ofrecía para conversar. Se encontró con una mujer y tomando una taza de café, hablaron largamente.
Esta mujer que contaba su experiencia decía: -lo que más me llamó la atención es que aquella persona nunca me había visto, sin embargo me trataba con cariño, me escuchó con atención sobre mis angustias y quejas, me aconsejó acerca de mis dudas y me demostró tanto interés que no pude menos que aceptar lo que me ofrecía.
Ella me dijo: Dios te ama y quiere ser tu amigo, y me leyó en la Biblia estas palabras: Aunque tu padre y tu madre te abandonen, Dios te atraerá.
Estas palabras fueron decisivas para mi vida, comprendí que había alguien que se interesaba por mí y lo acepté por la fe con todas mis fuerzas.
Pasaron ya 30 años y jamás he sido defraudada por Dios, día a día disfruto de su presencia en mi vida y sólo Él me ayuda en todas mis dificultades, y además me gozo en la seguridad de saber que un día voy a vivir en el cielo con Él.
Amiga, ¿te gustaría que esta fuera también tu experiencia? Puedes encontrar a tu mejor amigo acercándote por la fe a la cruz de Cristo.