jueves, 11 de agosto de 2016

La lección de tu vida

Dice una frase popular: Lección no aprendida, lección repetida. Este concepto es muy común entre los niños y jóvenes estudiantes, pues sus maestros deben repetir muchas veces algunos conceptos difíciles que deparan problemas o incapacidad para comprender consignas o consejos.
Pero tomando esta misma idea para hablar de nuestra vida espiritual, también muchos hombres y mujeres tienen dificultad para comprender el mensaje que Dios envió a todos los seres humanos. Dice la Biblia que Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras, ahora nos habla por su Hijo.
Sí, amiga, Dios tiene sumo interés en que tú y yo entendamos su mensaje, porque es de importancia sustancial para nuestro futuro eterno. Él nos dice en su Palabra que todos somos pecadores y estamos destituidos de su gloria, nos dice que todo aquel que hace pecado no puede entrar en el reino de los cielos, nos dice que la paga del pecado es la muerte; sin embargo, muchos no entienden o no quieren entender este mensaje tan claro y siguen su vida dando las espaldas a Dios.
No sé si este será tu caso, pero si hasta ahora desatendiste la voz de Dios, si no comprendiste que Él te está buscando para salvarte, quiero aconsejarte que te detengas en tu camino y escuches con atención: Dios te dice: De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda mas tenga vida eterna.
Hoy tienes una segunda oportunidad, pero como no sabes cuando será la última, te aconsejamos que tomes tu decisión sin demorar.
El Señor Jesús está esperando que te acerques por la fe y le pidas su perdón y salvación. Si aprendes esta lección y la aceptas, tendrás vida eterna.