viernes, 2 de junio de 2017

VIDA QUE AGRADA A DIOS

                      LECTURA BÍBLICA S. JUAN  15: 1- 11

“YO SOY LA VID, VOSOTROS LOS PÁMPANOS EL QUE PERMANECE EN MI Y YO EN ÉL, ÉSTE LLEVA MUCHO FRUTO, PORQUE SEPARADOS DE MI NADA PODÉIS HACER.” S. JUAN 15:5

Hermanas nosotras somos pámpanos de la vid verdadera que es  Cristo.

Parte uno. Objetivo
Como pámpanos, ¿Cuál es nuestro objetivo? La respuesta es  llevar fruto, mas fruto, mucho fruto. Llevar una vida fructífera.
 Al fruto que nuestro Señor se refiere es al Fruto del Espíritu, a su carácter reflejado en la vida de sus seguidores (Gálatas 5:22) Estos frutos son  AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, BENIGNIDAD, BONDAD, FE, MANSEDUMBRE, TEMPLANZA.  Si en cada detalle de  nuestra vida, si en cada actitud, cada deseo, cada palabra, cada acción  se manifiesta  el carácter de Cristo, indudablemente vamos  a estar  cumpliendo con este objetivo de llevar una vida fructífera. Hemos sido salvadas y debemos permanecer  en la  vid no para servir de adorno, sino para dar mucho  fruto.
¿Estás cumpliendo con el objetivo? ¿Estás  reflejando en tu vida el  carácter del Señor Jesús, el Fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza?

Parte dos. Requisitos para llevar una vida fructífera:
Limpieza. v. 2
Dios en ocasiones tiene que quitar algunas distracciones, personas, bienes materiales, etc…  que hacen que perdamos de vista nuestro objetivo como hijas de Dios. Hermanas, el proceso de limpieza, muchas veces nos trae sufrimiento  ya que  nos cuesta despegarnos de aquellas cosas a las cuales priorizamos, antes que a Dios. Déjame decirte  que debe traernos gozo, somos limpiadas para que seamos santificadas y llevemos mucho fruto. Probablemente  durante este proceso no entendamos el por qué Dios nos quita aquello tan importante en nuestra vida, pero al pasar el tiempo, manteniéndonos  en dependencia  suya y al  mirar hacia atrás podremos decir: ahora entiendo que Dios me estaba podando para que pudiera llegar a ser lo que soy hoy, un pámpano que lleva mucho fruto para honra y gloria del Señor.
¿Qué utiliza Dios para limpiarnos? Dios utiliza su palabra, con ella nos anima, nos enseña, pero también nos corrige.

Permanencia.  v. 4
EL PÁMPANO  NO DA FRUTO POR SI SOLO, SINO QUE DEBE PERMANECER EN LA VID, COMO CRISTIANAS DEBEMOS PERMANECER EN CRISTO PARA DAR ABUNDANTES FRUTOS ESPIRITUALES.
Permanencia no es  solo ir a cada reunión, estar involucradas en actividades, sino  es  permanecer en su amor, permanecer en la obediencia a su Palabra, es permanecer en comunión íntima de manera diaria con Él.
Los pámpanos dan fruto no por si mismo, sino por todos los nutrientes que le son transferidos por medio de la Vid.
¿Permaneces unida a la Vid? Si no estamos perfectamente unidas a Él, en cada segundo de nuestra vida, no será posible que esa vida sea una vida fructífera con la cual Dios sea honrado.

Dependencia: Separados de Él nada podemos hacer v. 5
 Sin Cristo no tenemos  fuerza, ni capacidad para llevar fruto por sí mismas. Nosotras muchas veces  dependemos de otras vides, como por ej.: cosas que intentamos tener, popularidad, talento personal, o nos empeñamos  en hacer cosas  conforme a nuestras fuerzas, a nuestra lógica, pero…  separadas de Cristo y sin una total dependencia de Él,  vamos rumbo a sucumbir ante el menor problema o tentación.
Debemos tomarnos  un tiempo como hijas de Dios y  analizarnos.
¿Realmente estamos dependiendo de la Vid Verdadera en todo?  Cristo es el sustento para la vida.

 Obediencia v. 10
    Nunca podremos  crecer,  ni vivir una vida fructífera, que  sea agradable a  Dios,  si no  decidimos obedecer a toda su Palabra. Para poder obedecerla debemos leerla, estudiarla y tener un corazón dispuesto  a cumplir  con todos los preceptos de  Dios.

Recuerda que el fracaso en nuestras vidas se da cuando hacemos  las  cosas según nuestras fuerzas, sin dependencia del Señor. Nuestra vida fructífera no debe depender de las circunstancias, debe ser una constante en nuestra vida como cristianas, debe ser nuestro estilo de vida ¿Qué estilo de vida vas a elegir? ¿Dependerás del Señor Jesús a pesar de las circunstancias? ¿llevaras frutos que dignifiquen su Nombre?

L. D L.